#LoMejorDel2012: Un Año De Cine


Con todos los candidatos al Oscar finalmente en nuestras pantallas y habiendo visto ya los buenos, los feos y los malos entre todos ellos, ha llegado el momento de nuestro repaso anual a los últimos doce meses de cine. Desde hoy y hasta que la más popular ceremonia del año ponga el fin oficial a la temporada de premios echaremos un vistazo al que ha sido un fantástico año para el séptimo arte, comenzando por nuestra incursión en el lado oscuro con las mayores decepciones del 2012, continuando con las más gratas sorpresas y terminando con nuestras 50 películas favoritas.

El 2012 ha sido un año con dos mitades muy diferentes. La primera estuvo marcada por los Juego Olímpicos robando protagonismo a todo lo demás y promoviendo una selección de títulos disponible para la audiencia más bien pobre, con los distribuidores temerosos de la dura competencia a afrontar ante el evento deportivo del año. Después, la segunda mitad nos trajo un festín de gran cine, con todos los títulos en espera finalmente lanzados, seguidos rápidamente por aquellos que buscaban honores y reconocimiento, los cuales esta temporada resultaron de una calidad superior.

El circuito de festivales nos deparaba unas cuantas inolvidables obras maestras. En Sundance, el debut de Benh Zeitlin con ‘Bestias del Sur Salvaje’ merecía unánimes buenas críticas que han ido pavimentando su camino hasta llegar a cuatro nominaciones al Oscar. Desde Cannes, la conmovedora ‘Amour’ de Michael Haneke; la divisiva y única ‘Holy Motors’ de Leos Carax y el final de la trilogía chilena de Pablo Larraín, ‘No’ y más tarde, en Venecia, Paul Thomas Anderson deslumbraba de nuevo con ‘The Master’.

Las recaudaciones batían records en los USA con ‘Los Vengadores de la Marvel’ y en el Reino Unido con “Skyfall”, el Bond mejor recibido en décadas gracias a la firme dirección de Sam Mendes; ya confirmada como la película de mayor recaudación en la historia de las Islas Británicas. Christopher Nolan terminaba su trilogía de Batman con ‘El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace”, que si bien no llegaba al nivel de sus partes predecesoras, resultó en otro enorme éxito y una digna conclusión para una de las más exitosas adaptaciones de comic de la historia.

Ayudando a mejorar aún más el panorama, la cosecha de películas en contienda para premios ha sido la más fuerte desde tiempos inmemoriales, con ‘Argo’ consolidada como favorita temprana, manteniendo su status a una semana vista de los premios de la Academia, y el regreso en plena forma de algunos de los mejores directores de hoy en día convirtiéndose en sus formidables rivales. Entre ellos, Spielberg y su visión de los tejemanejes políticos que “Lincoln” tuvo que poner en marcha para poder abolir la esclavitud; el extraordinario Western de Tarantino, “Django Unchained”, también situado en tiempos de esclavitud y la soberbia narración de los hechos que condujeron al asesinato de Osama Bin Laden que Kathryn Bigelow ejecuta con precisión clínica en ‘La Noche Más Larga’.

La era dorada del documental se reafirmaba de nuevo con nada menos que siete figurando entre nuestros films del año y muchos otros igualmente notables trabajos que se quedaron fuera por un muy estrecho margen (desde los espléndidos retratos de artistas contemporáneos como Marina Abramovic; Ai Weiwei; Woody Allen; Bob Marley; Harry Belafonte; etc.; al reflejo de controvertidas cuestiones políticas como los conflictos en un pequeño pueblo Palestino en la frontera con terreno israelí de ‘Five Broken Cameras’; las opresivas leyes anti gays de Uganda en ‘Call Me Kuchu’; las tremendas injusticias del sistema legal americano cuando el FBI infiltra a agentes entre grupos de activistas para ponerlos fuera de juego en ‘Better This World’ o el bellísimo espectáculo natural del experimento ecológico para probar el deshielo de los glaciares polares en ‘Chasing Ice’).

La escena de arte y ensayo tuvo igualmente un año brillante, aupada por filmografías de todo el planeta ofreciendo sobresalientes trabajos que fácilmente igualaban o mejoraban la calidad de sus equivalentes anglo-sajones. Entre ellos, el exquisito tributo a Murnau de la portuguesa ‘Tabú’; la épica maestría del turco Nuri Bilge Ceylan en ‘Erase Una Vez En Anatolia’; el drama alemán de la era Stasi ‘Barbara’; la continuación del aclamado film griego ‘Canino’ de Giorgios Lanthimos con la igualmente impresionante ‘Alps’; La suiza Ursula Meier y su segundo trabajo ‘Sister’ y la emotiva historia de niños japoneses en ‘I Wish’.

Todas ellas han dado forma a uno de los más memorables ejercicios cinematográficos de los últimos tiempos.

This post is also available in: Inglés